21 ene. 2014

Una pequeña historia, por Johnny Welch

" UNA PEQUEÑA HISTORIA "

A ti, pequeña historia, de ojitos tristes y figura menuda, cómo explicarte que, a pesar de que los adultos se empeñan en demostrar lo contrario, este mundo es maravilloso.
Cómo explicarte que, ahora que la naturaleza te ha hecho su cómplice para que, con una barra de chocolate, escribas las memorias de tu niñez sobre un cuaderno en blanco, que deberás llenar de sueños, sueños que te pertenecen y que nadie tiene el derecho de arrebatarte, recuerdes q...ue no hay ladrón más despreciable que aquel que te roba una ilusión...
Si tienes buena ortografía y tu conducta no opina lo contrario, la sociedad te otorgará el título de Licenciada, pero si el reloj de tu vida marca los minutos con pequeños detalles y los segundos, con lágrimas, entonces, la vida te otorgará el título de Mujer.
En un abrir y cerrar de ojos, un intruso te hablará al oído, se presentará a sí mismo con el amor, extraño hechizo capaz de enterrar a los muertos y despertar a los vivos. En tus ojos llevarás su firma, con sus manos sentirás tocar el infinito, pero, una noche, sin despertar sospechas, a hurtadillas se va a escurrir, haciéndote sentir, más que nunca, cerca de la muerte, sin saber que más que nunca estás cerca de Dios. No te preocupes si el amor se va; preocúpate si nunca llegó, y sólo así podrás entender que la felicidad estriba no en cuanto tiempo dedicas al amor, sino cuanto amor dedicas al tiempo.
Vendrá el tiempo en el que el perfume de la juventud derramará su miel en tu jardín. Altanera y orgullosa te mirarás frente al espejo, buscando los rasgos de la perfección, pronto comprenderás que la vanidad no te hará daño si eres capaz de percibir que no hay maquillaje, por más caro que éste sea, que pueda borrar la tristeza de tu rostro ni lápiz labial que te haga ver más hermosa que una sonrisa. Todo el mundo necesita de una sonrisa, en especial si se regala sin ninguna razón en particular.
Llegará el día en el que la primavera besará tu vida; posiblemente, entonces, el invierno estará enterrando la mía. Dios vendrá a buscarme y, sin hacer ruido, mis pasos se van a perder en la eternidad. Por un tiempo te sentirás triste y sola; si esto ocurre, mira hacia el cielo, en el que notarás un puñado de estrellas bailando con la luna; una de ellas, la más hermosa, bajará y besará tus párpados, haciéndote saber que nada pertenece tanto a la vida como a la muerte y que la gran tragedia de la vida no es la muerte, sino lo que muere dentro de nosotros mientras estamos vivos. Entonces, el consuelo de mi vida llegará, el día en el que sobre tus rodillas una pequeña, de mirada sorprendida, te escuche decir:
" A ti, pequeña historia, de ojitos tristes y figura menuda, cómo explicarte que, a pesar de que los adultos se empeñan en demostrar lo contrario, este mundo, este mundo todavía es maravilloso..."

Autor: Johnny Welch

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Tienes algunda duda?¿Quieres dar tu opinión? ¡Deja tu comentario! No muerdo ;)