14 mar. 2014

¡Decimo tercera!

Hay mucha gente junta, valkyrias, einherjars y valkyrias, todos unidos.

Después de una reunión inicial entre las guías, y durante esta, nos mezclamos. Una característica que tenemos es que adoramos ser sociables y es algo que nos sale de forma natural, igual que la ira y la venganza.

Estoy sentada en un banco de madera, con pequeños detalles hechos a mano. Atenta a lo que pasa, estudio la situación. Aspiro el perfume que se ha generado, la tierra húmeda, la hierba pisada, y piel, algo sofisticado y elegante, es un hombre, un inmortal vanirio.

Escucho como se acerca, la distancia se hace menor a cada paso. Las piedras rechinan contra la suela de sus zapatos, algo que parecen unas botas. Miro al suelo, y con los pies muevo la arena, esparciéndolas y creando pequeños montones.´

Sí, un par de botas se plantan a mi lado, bueno... Junto con su dueño dentro, quien se sienta en el banco.

- Eh, valkyria, ¿Qué haces tan sola?

- Tengo nombre, chupasangre.

- Bah, habiéndome llamado así ya no vale la pena.

- Oh... Qué lástima, el colmillos no quiere saber mi nombre...- digo sarcásticamente.

- Hagamos un trato, yo no soy el colmillos ni un chupasangres y me dices tu nombre.

El hombre, joven, sonríe de forma seductora y sexy, intentando cohibirme, en cierto modo lo logra, pero aun no es suficiente como para que le haga caso.

- ¿Qué gano yo a cambio?

AAAAAAAAGH, pensé que ya os había compartido la decimo tercera, y había avanzado mucho más, pero parece que no, asi que os la dejo ahora.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Tienes algunda duda?¿Quieres dar tu opinión? ¡Deja tu comentario! No muerdo ;)