14 mar. 2014

¿Estáis preparados para lo que vuiene? Ya tenemos aquí la decimo cuarta de Lyss.

Sigue con esa sonrisa, esperando a  que  me haga afecto.
- Dímelo, pequeña.- me dice poniendo una de sus manos sobre mi rodilla izquierda.- Vamos, dilo. Y luego nos vamos a dar un paseo.
¿Está intentando algo conmigo? ¿De verdad? Me rio, y lo miro con ironía.
- Responde a mi pregunta.
Me mira perplejo. Cuando los dioses volvieron inmortales a los guerreros les otorgaron grandes dones como la telequinesia, telepatía, el poder volar, comunicarse con la naturaleza, y entre ellos, también, el poder controlar la mente de según que gente, como la de los humanos.
- Yo…- dice confuso.
- ¿Tú qué? ¿Respondes ya o te hago un croquis?
Es gracioso ver la cara de panoli que tiene en estos momentos. Sonrío, dejando que vea mis pequeños colmillos, aquellos que los Vanir nos impusieron para que fuéramos semejantes a ellos.
- Tú también eres una pequeña colmillos.
- Puedo serlo, pero no una chupasangres como tú. Así que aporta algo, o lárgate.  Aun siendo inmortal deberías saber que el tiempo es algo preciado.
El vanirio ya no sabe dónde meterse, si pudiera haría un hoyo y metería la cabeza, como si fuera un avestruz.
- Mmm… Así que la ‘’caída’’ no pierde el tiem...
- No, no lo pierdo, así que si me disculpas, o no, me largo.- digo interrumpiéndole.
Me levanto y dejo que su mano resbale por mi pierna hasta quedarse sobre la madera caliente, en la que hacía apenas unos segundos ocupaba yo. Mientras paso frente a él, y por la parte trasera del banco, muevo las caderas, de un lado a otro.
- ¡Dímelo!- me susurra al oído, pegándose a mi espalda.
Con un rápido movimiento de pies me deshago de él, me alejo. Observa como me muevo, como mi pelo se balancea de un lado a otro, igual que toda yo. Vuelve a mí, me agarra de la cintura y pega nuestros cuerpos, sin dejar que una brizna de aire pase entre nosotros.
- ¿Qué te crees que estás haciendo, translucido?- le grito al mismo tiempo que le pego un codazo en el estómago.
Suelta un gruñido, igual que el de un león herido. Me mira, sus ojos no parpadean, están completamente clavados en los míos. La furia interior de este hombre aparece,  se refleja en ellos, en como sus pupilas se han dilatado y ahora sus ojos son más blancos de lo que antes eran. Tienen un brillo especial, el mismo que tiene una fiera que quiere jugar con su presa. Pero esa no soy yo, porque lo mío es cazar.

De las bue hago que aparezcan mis flechas y el arco. Velocidad y precisión se unen haciendo que lo apunte. Me gusta, es excitante tener a quien disparar delante y notar como su  libido sube aún más por el simple hecho de querer controlarlo todo.
Me mira desafiante, con los ojos entrecerrados. El portal a su alma es más claro, le apetece jugar, pero lo que no sabe es que yo siempre gano.                                                                              
- Hazlo, colmillitos.
Sigo apuntando, las manos ya no me tiemblan. Cierro los ojos y me templo, hago que mi respiración sea regular, tranquila, mansa. Tenso bien la cuerda y sujeto con fuerza la flecha. No parpadeo, no me muevo, apenas dejo que el aire entre en mis pulmones. Me centro en él, en su cabeza.
Probablemente en estos momentos tenga cara de psicópata, pero es lo que hay, adoro matar. ¿Soy mala por ello? Creo que no, simplemente se me da mejor que al resto, y que quede claro que solo mato a aquellos que hacen mal.
-No te resistas más.
El viento se pega a mi piel como un perfecto nuevo traje, siento como seca mis ojos y agrieta mis labios.
Se va a mover, en el momento preciso suelto la flecha, que le roza el pómulo, le corta uno de sus mechones y se clava en la madera del árbol que tiene detrás. La sangre empieza a recorrerle la cara, es un pequeño hilo, pero visible.
Doy media vuelta, me cuelgo el arco y dejo que adorne mi espalda.
- No me tientes, vanirio, o acabaré contigo.

Esta es una de las entradas más largas, bueno... La más larga. No he querido separar nada porque creo que ya esta bien como está. Así que pasa directa a vosotros, siendo la entrada decimo cuarta de Lyss.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Tienes algunda duda?¿Quieres dar tu opinión? ¡Deja tu comentario! No muerdo ;)