7 mar. 2014

Mmmm..¿Cuantas van? ¿10? ¡No, once!

En la primera entrada de hoy, os dejo la décimo primera entrada de Lyss. Estoy muy orgullosa de poderos decir que ya son más de siete las páginas que forman esta pequeña historia de una de mis valkyrias favoritas, por no decir la predilecta.
Es un honor poder compartir con vosotros su vida. Espero que os este gustando mucho, tanto como a mi escribirla.

Seguidme, por favor.
Voy hacia donde esta el pequeño Adonis, me giro y veo como mis hermanas, junto a sus einherjars guardan las armas. No hay peligro, no aparentemente, aunque tampoco presiento que vaya a haber ninguno.
Se mueve con gran rapidez, haciendo que sus piernas brinquen sobre el suelo, aunque hay momentos en los que parece que hasta levite. Le seguimos, también somos rápidos, no tanto pero tampoco nos cuesta mucho esfuerzo hacerlo, por lo menos a mi.
Desaparecemos entre la frondosiadad de unos árboles, escondiendonos de todo aquello que pueda ser una amenaza. Esquivo las ramas, intentando que no arañen mi piel, ni desgasten mi preciada ropa. En el pelo, algunas hojas se prenden y se sumergen, las otras simplemente caen hasta tocar el suelo, mientras son pisoteadas por los que me siguen.

Stephen nos ha traido hasta un pequeño claro en medio del bosque.
De repente, se queda inmóvil, esperando algo. Yo,en cambio, juego con la arena y la hierba sobre la que descanso.  Lagunas de tierra se abren por el desgaste, y veo como las piedrecillas luchan por escapar a la presión que hacen mis pies.
Observo al muchacho, noto como respira,y logro escuchar como su corazón bombea la sangre por todo su cuerpo. Bum-bum, bum-bum. Es hipnotizador. Sus músculos se contraen y se le relajan por el esfuerzo. No es muy esbelto, más bien todo lo contrario.  Es delgado y esta poco definido.
- ¿Qué hacemos aquí?- dice Clare.
Él se gira y levantando el dedo índice, y poniéndolo sobre sus rosados labios pide silencio.
Frente a nosotros un gran grupo de los seres más hermosos que jamás nadie podría crear, aparece.  Todos ellos van vestidos con ropa hecha en el Midgard, al contrario que nosotros que parecemos salidos de un cómic de MARVEL.
- Vaya, aquí somos nosotros los...Raros.- digo, sin importarme nada y soltando una carcajada.
Todos parecen relativamente jóvenes, o eso aparentan. Algo que nosotras también hacemos.
- Sí, valkyria, sois... Especiales,y lo sabéis todo de nosotros, ¿no es así?- la voz de una mujer me cautiva, me atrapa y capta toda mi atención.
Clavo la mirada en ella y asiento. Tiene los ojos bicolor, marrones y junto a la pupila, una pequeña aureola del color de la miel, que mancha el resto del iris.
Ahora la baja, e imito su gesto. Tiene el brazo extendido hacia mi, así que repito lo mismo y copio lo que hace. Pongo mi mano paralelamente a la de ella, y es entonces cuando me agarra por el antebrazo.
- Jae Hallen,  líder del clan vanirio de Alstom.
La cabecilla de todo ese ejercito de inmortales es una mujer. Bella y blanca como la luna,con ojos de lince y con una mirada desafiante pero cautivadora, de apariencia dulce y con una fiereza inigualable.
- Lyss, valkyria entrometida y con las pilas bien puestas.
Hace una ligera mueca, algo parecido a una sonrisa, dejando a la vista unos blancos y perfilados dientes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Tienes algunda duda?¿Quieres dar tu opinión? ¡Deja tu comentario! No muerdo ;)