9 abr. 2014

24. La comida.

Tras acabar el segundo plato nos traen el último y postre. Una cremosa musse de chocolate con nata por encima, y toffe en la base.
- Mmmm...
- Sabiendo como te gustan los dulces, deberás estar disfrutando.- dice el vanirio con 'rintintín'.
Como un guarro, mete el dedo en el chocolate, lo saca y empieza a lamerlo. Ahora tiene el brazo extendido hacia mi, y dice:
- ¿Quieres?
- No. Gracias. Tengo el mío sin sabor a pezuña. Muy amable, por tu parte, compartir lo poco delicioso que eres capaz de comer. Las bellotas no deben estar muy buenas.
Hago una mueca, irónica y burlona. Imito el sonido de los cerdos y me rio junto a Stephen, quien comprende mi 'broma'.
- Bien, teniendo ya el estómago lleno, es hora de hablar. Los enviados de Loki están sembrando el caos por el mundo, aunque su foco de acción se centra aquí. Debemos acabar con todos ellos, no podemos dejar que llegue el Ragnarök, no sin haber luchado antes. Mañana, empezaran los entrenamientos conjuntos. Valkyrias, einherjars y vanirios, formaréis grupos. Amish, ¿quiere añadir algo?
No dice nada, solo mueve la cabeza, como si fuera una paloma.
- ¿Alguien tiene algo que decir?
Están todos callados, así que levanto la mano, como si estuviera en el colegio esperando a que la profesora me diera el turno de palabra. Mira el fondo de la sala, y luego centra sus ámbares en mi.
- Adelante, valkyria.
- ¿Qué pasa con los berserkers? Ellos también han sido creados para el mismo fin.
Vanirios y berserkers jamás se habían llevado bien, al principio se eran indiferentes, tenían un ligero trato, pasado el tiempo hubo una disputa entre ellos y no acabó... Bien, que se diga. Ambos clanes se separaron para siempre.
- Ellos no se unen a nuestra causa.
- ¿A caso alguien les ha preguntado?- dice Clare, con las mismas palabras que habría usado yo.
- No hace falta, sabemos muy bien cual es su respuesta.
- Jae, deja que seamos nosotras quienes vayamos a hablar con ellos.- le digo con convicción.
Me mira, dudando entre si reírse en mi cara, tirarme el cáliz o aceptar. No dice nada, simplemente me ignora, pero es entonces cuando la urraca se levanta.
- Aunque me pese decir esto, y probablemente me arrepienta, Lyss tiene razón. Deberías permitirnos que lo intentáramos, solo eso.
- No creo que sea lo ideal.
- No es si lo crees o no da igual, es principalmente la unión. No estamos solos, igual que nosotros hemos bajado, ellos pueden ayudarnos, y como líder de las valkyrias deberías tenerme un poco en cuenta.
- De acuerdo. Id, tendréis dos días, elegiréis cuando será el momento. A partir de entonces, el tiempo correrá.
Amish la mira con seriedad, sus ojos reflejan la impasibilidad y la fuerza que tiene, es algo que siempre le he admirado. Uhhh... ¿Hay algo bueno en ella?
- ¿Qué miras?- me dice secamente.
- El pedo que te tiras, no te jode...
No, no hay nada que pueda resultar positivo.
Me levanto, falta de concentración para pensar en el tema que nos concierne y me marcho a la biblioteca.

Bueno, esta es la primera entrada sobre Lyss, ya que hoy, lo más probable, es que haya un par. También, no se si os habéis dado cuenta, pero es más larga de lo habitual, asi que espero que lo disfrutéis mucho.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Tienes algunda duda?¿Quieres dar tu opinión? ¡Deja tu comentario! No muerdo ;)