22 may. 2013

Durante un tiempo he estado rota, mi corazón había muerto y mi alma lloraba. Nunca pensé que pudiera sentir tal dolor. Cuando desapareciste me arrancaron parte de mi, dejandome vacía, sola y deshecha. Llegué a un punto en el cual ya me daba igual seguir viviendo sin la calidez necesaria para estar consciente o morir en el intento de vivir desesperadamente. Sin ti ya no quedaba nada, solo un cuerpo inerte, sin contenido, ahogado por sus propias lagrimas mientras probaba de aliviar sus penas y el dolor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Tienes algunda duda?¿Quieres dar tu opinión? ¡Deja tu comentario! No muerdo ;)