4 may. 2013

Entre tanta vida, oscura como era, me sentia como el mismismisimo Hades, llevandose la realidad de cada uno de ellos. Con un clavel rojo entre los dedos jugaba, escarlata como la sangre, brillante relucia como las estrellas. Que hermoso era. Asi me sentia, y probablemente podria arrebatarles sus dias, dejandoles sobre el frio suelo mientras, su sangre beberia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Tienes algunda duda?¿Quieres dar tu opinión? ¡Deja tu comentario! No muerdo ;)