27 nov. 2013

11.

Mmmm... Parece que vamos adelantando, ya nuestra onceaba parte.

<< - Hécate, me llamo Hécate.- susurró antes de que el caído se alejara demasiado.
- Encantado, Hécate, y... Gracias.
¿Había confiado en él? Sí, lo había hecho, ahora era el único que sabia su nombre.

Guerrero, libre de consuelo, tu princesa desaparecerá si no consigues que libere su alma. Sed más considerado o la muerte se la llevará.

El caído se acercó a Shield y le dijo, ansioso:
- ¿Va ha comer? ¿Cómo esta?
- La has hecho sufrir demasiado, como para que pueda llegar a confiar en ti, aunque no lo creas...
- ¿Comerá?
- Sí, ya lo esta haciendo. Déjala, no la molestes más.
Él asintió y dejó que Shield se ocupara de ella.

La noche iba a ser algo más fría de lo que había sido la anterior.Bella y hermosa la luna apareció entre el firmamento de brillantes estrellas.
- Mírala, Espíritu. Es preciosa, ¿verdad? Hay veces en las que pienso si no debe sentirse sola allí arriba sin compañía.
- Vos sois aún más bella.- susurró el guerrero para sus adentros mientras la admiraba.
- Muchas veces no podemos controlar lo que queremos, ojalá ese cabezota se diera cuenta de que no puede hacer conmigo lo que quiera...
El corcel la miró y acercó su morro a la mano de ella.
- Sí, lo se, tu también sientes esa indiferencia, ese desprecio que yo misma siento.
¡CONTINUARÁ!>>

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Tienes algunda duda?¿Quieres dar tu opinión? ¡Deja tu comentario! No muerdo ;)