29 nov. 2013

14

¿Por qué quedarnos en la trece si podemos pasar a la catorce?
<< El caído pasó frente a ella. su pelo también se ondeaba bajo el aire, mientras el ejercito caminaba con él. El sol les guiaba, creaba un camino, un destino al que llegar.
De repente un flash de luz cegadora cruzó el horizonte. Espíritu se asustó y acabó cabalgando libre e incontroladamente. Hécate cayó al suelo y el corcel siguió sin cambiar el rumbo. El guerrero, siguiendo su camino, acabo siendo arroyado por el caballo.
-  Mi Lord.- gritó parte del ejercito.
Una tormenta de arena se había levantado en el preciso instante en el que él cayó.
Hécate, en medio de un impulso, salió corriendo hacia su secreto liberador.
- ¡Quietos!- gritó Shield.
El ejercito frenó en seco, pero ella siguió corriendo en su búsqueda.
El aire seguía soplando, y fue esto lo que hizo que todo lo oculto se descubriera. El caído no había sufrido daño alguno sino que había sido capaz de subir al caballo.
- Vaya...- susurró ella.
- ¿Tan rápido querías perderme de vista?
Nunca nadie había logrado cabalgar con Espíritu, nadie salvo ella. No existía ninguna persona que pudiera subirse a él.
El caballo se levantó, y quedó aguantado por solo dos patas, con el caído aún encima.
Jamás había visto algo tan hermoso. Era un semidiós caído por ser demasiado bello como para convivir con los demás.
Pero la arrogancia volvió. Tras una sonrisa radiante apareció el asco que llegaba a crear en todos.
- ¿Qué miras? ¿A caso tengo algo?
Hécate soltó un soplido. Se acercó al animal i tiró al guerrero.
CONTINUARÁ>>


No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Tienes algunda duda?¿Quieres dar tu opinión? ¡Deja tu comentario! No muerdo ;)