20 nov. 2013

7.

¿Pasamos ya a la séptima?

- Estoy cansado de tus mofas, y tus desprecios. No sois más que una simple subdita.- cargado de ira, abrió la mano, la echó hacia atrás e hizo que impactara en la cara de la doncella.- Ahora, calla.
Ella, llena de impotencia, no dijo nada su mirada era baja, no iba a mirarle. Su rostro se había vuelto rojizo, colorado y ardia de rabia.
- Mirate, no eres más que una caída sin ninguna forma de escapar, careciente de libertad con la que volar.
No dijo nada, no le iba a dar el placer de escuchar como se rendia sin más.
- Vaya, ahora si que callas, ¿eh, cielo?
Sentía una gran superioridad en aquel momento, aunque también impotencia, que resurgia de entre sus entrañas. Aquello lo empeoraba todo.

Dios, oscuro, caído sin alma, yo ruego vuestro perdón y ansío ser vuestra. Seguid con vuestros ojos bien abiertos, porque no todo lo que hay aquí es arena, el mal acecha incluso a vuestra vera. Aun siendo el más hermoso y temido siguen habiendo suicidas capaces de morir en su intento de acabar con tu vida.

- Odio que pase el tiempo tan lento.- dijo el tercer de los guerreros, Destrucción.
- No eres el único.- dijeron Mourner y Mystic.
- Callaos ya, no os quejeis a todas horas, es insoportable.
- No eres el único que manda aquí.
- Cierto.- susurró el Profeta, sin decir nada más.
- ¿Cierto?- preguntó Destrucción- ¿No vas a hacer nada?
Él negó con la cabeza y siguió con la oscura junto al caballo.
- No estes con esos humos y relajate, que ellos no han hecho nada, solo tu eres el arrogante aquí.
- ¿No te puedes callar, verdad? Estabas más guapa con la boca cerrada y bien calladita.

CONTINUARÁ

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Tienes algunda duda?¿Quieres dar tu opinión? ¡Deja tu comentario! No muerdo ;)