30 nov. 2013

<<Pasaban los días y noches, su camino seguía. Descansaban, se alimentaban. Pero aquello no era suficiente, el ejercito se desvanecía y el caído ya no hacia nada para ayudarles.
-¡Arriba! Hermanos, debemos seguir.
- No estamos solos.- dijo Hécate.
Durante el día el oscuro les dio comida, y se prepararon para lo peor.
- ¿Aún seguís aquí? ¿Qué debo hacer para que marchéis con vuestro ejercito?
- Tenemos el mismo derecho que tu a estar aquí.
- El maldito... ¡Esta es tierra de Dolor!- gritó.
- Somos más fuertes que vosotros no podréis derrotarnos.
- Eso ya lo veremos.- dijo el ser despidiéndose con una maliciosa risa.
- ¡Estad atentos, Wild Ones! ¡Lucharemos!
- ¡Vamos! ¡Desplegaos, recoged las armas, y buscad leña! Debemos abastecernos.
- Haced caso. ¡Rápido!
Y AQUÍ DEJAMOS ESTO, EL FINAL ESCRITO. DENTRO DE POCO, MÁS.>>

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Tienes algunda duda?¿Quieres dar tu opinión? ¡Deja tu comentario! No muerdo ;)