16 nov. 2013

Tercera parada!

<<- No te olvides, bella, que si nos sigues solo encontrarás tu propio infierno y no un hogar.
- Estate tranquilo, no te dejare que robes lo que me queda de la otra vida, porque es solo mia.
Sus palabras, aun siendo claras, no fueron más que confusas para él.
Majestuosa, la hermosa inmortal se fue aun cabalgando. No sabia su nombre, tampoco había sabido de su existencia entre sus subditos hasta que ella misma se dejó ver.
- Espera, no te marches.- rogó el caído.
La ''princesa'' hizo caso omiso a sus palabras y siguió su camino sin detenerse.
Él, cegado por su afan, abrió sus grande sy oscuras alas y se alzó por encima de todo, mientras que con un ligero movimiento se posó frente al corcel en el que iba. Haciendo que este se detuviese en seco.
- Ruego e imploro que me desveleis el misterio de vuestro nombre.
- Lamento ser asi, mi rey, pero pienso que eso es algo que a usted no le concierne.- dijo mientras montada sobre el caballo, daba vueltas alrededor de su lider.
- ¿Entonces, cómo debo llamaros?
- Simplemente no lo hagais.- dijo mediante un soplido.
Con una mezcla de sensaciones y sentimientos se alzó de nuevo y volvió junto a su ejercito.
Tras él aparecieron cuatro guerreros más. Sus rostros también estaban cubiertos de dibujos y marcas, uno de ellos, el más cercano al caído, llevaba los ojos enmarcados en dos nubes negras difuminadas como el rastro de la niebla, sobre sus mejillas se posaban diversas lineas colocadas paralelamente formando dos caminos perfectos hacia donde estaba Érebo escondido entre sus sombras, era bello. Sobre su frente caían varios mechones oscuros como el azabache.
CONTIUARÁ>>

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Tienes algunda duda?¿Quieres dar tu opinión? ¡Deja tu comentario! No muerdo ;)