15 ene. 2014

Entre concupiscencias y lujurias, La visita de un ángel, por Mapu Luna.

LA VISITA DE UN ÁNGEL
Un ángel se sentó a mi lado y me nombra:

_Un regalo, un deseo, que la vida te concederá ¡Mapu Luna! ...
¿Qué pedirás?...

_Alas... Grandes alas para elevarme al brillo lunar.
Sonatas infinitas selladas del aire perenne
y un coro de ángeles caídos,
que me acaricien el alma , el aura, el desafío

Quiero al éxtasis del vértigo, el extremo del cosmos,
la lejanía de la multitud farisea.
los vendavales del estío, cuantiosa lluvia luminosa
y mucha cadencia ¡Oh bella cadencia perpetua a mis manos!

Darme un vergel de hadas.
Un rincón de luces que detonen en mi seno,
y ser trastocada de las sabias flores,
litúrgicas plantas, germinen en el poniente de mis labios,
¡La algarabía de los sueños perdidos!

Tintineo de locuras, sombríos delirios
¡Mecerme en las altitudes del orate!

Ansío ser la acuarela que alza el artista en el fondo de su grito
y morar en el amplio deseo de su obra consumida.

Desnudarme al magro silencio,
y evaporarme al eco afónico del firmamento.

Darme un bosque azulado con siete pinos grisáceos,
once cometas galopados por elfos,
y danzar bajo la luna llena ¡El aquelarre de las brujas!
La rapsodia de los magos.

Deseo resolver cada enigma que la vida me expone

Deseo recitar el negro luto de las almas barahúndas;
el olor de sus muertes ¡El néctar de sus catacumbas!
¡Muertos despierten! ¡Coloquen cortinas a sus nichos!
Brinden con las siete trompetas de aquellos ángeles parlanchines
¡Sigan danzando! ¡No dejen de danzar!

Encontrarme con un ángel y no se asuste... Por favor.

Realzar mi visión a un nuevo horizonte, a una nueva era
con dos ojos nuevos para nunca dejar
de mirar el oro del ocaso infinito;
para espiar ultra profundo al crepúsculo
de la colosal alfombra celeste.
Para nunca jamás perderme un rayo en busca de su trueno.

De la más grande nube detenida en el éter.
Nube gris clamorosa, que de a poco se desvanece,
sin dejar rastro de su abstracta frescura

Quiero un árbol coloso para reptar el desafío del sol.
y también ser la sombra trémula de piélagos estoicos.

Pido gélidos inviernos, me arrullen el rostro,
sin darme cuenta que el tiempo me piensa y me palpa

Ser un hada.
Un hada del aire, del agua, de la tierra
y del fuego.

¡Ah!... Y también que desaparezca toda maldad
que asola a nuestro mundo devastado
por la intolerancia de los hombres ¡Nosotros!
los que pregonamos a raíz de buenos profetas
y luego cagamos los diablos más tremebundos;
dando guerra y hambre a los nuevos hijos que nunca serán...

Ese es mi deseo, el regalo que quiero de la vida para mí
¿Es mucho pedir?

y el ángel espantado, aterrado ¡Azarado!
Con cara de "te desconozco" me miró
y despavorido... ¡Se elevó!

Que sin darse cuenta mientras pedía y anhelaba,
a sus alas... me comí...

Autora: Mapu Luna
Del libro: "Entre concupiscencias y lujurias"
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Tienes algunda duda?¿Quieres dar tu opinión? ¡Deja tu comentario! No muerdo ;)