28 ene. 2014

Lewis Carroll

Sin embargo, pronto comprendió
que estaba en el charco de lágrimas
que había derramado cuando
medía casi tres metros de estatura.
¡Ojalá no hubiera llorado tanto! -dijo Alicia, ...
mientras nadaba a su alrededor,
intentando encontrar la salida-.
¡Supongo que ahora recibiré el castigo
y moriré ahogada en mis propias lágrimas!
 
.
Lewis Carroll

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Tienes algunda duda?¿Quieres dar tu opinión? ¡Deja tu comentario! No muerdo ;)