18 feb. 2014

Tercera parte de Valkyria

- Oh, ¡qué bonito! A sido tan esperanzador y tierno…- dice en un tono sarcástico, mientras aplaude. Sonríe y prosigue:- Hacedle caso al tuerto. Acabad con todos aquellos que son capaces de crear el mal. Arrolladlos, descuartizadlos y cuando acabéis, sentíos orgullosos, reíros frente a ellos, porque aún sin ganar, saldréis victoriosos por el mero hecho de haber tenido las suficientes agallas como para enfrentaros a toda esa escoria.

Sus hijas, las valkyrias, lanzamos pequeños gritos y ronroneos, aprobando lo que dice. Ellos, al percibir nuestra alegría y orgullo, gritan:
- ¡Gunnr!-Descenderán la gran mayoría de los que tengan pareja, no podemos arriesgarnos a quedarnos sin refuerzos.- Thor por fin habló.- Como bien han explicado, vuestro deber es ese. No hay más. Luchad, y salid con vida de allí. Podría decir que el destino os traerá hasta aquí, pero eso solo las nornas podrán dictarlo.
Hizo una pausa, dejando que el resto pensaramos en ello, y siguió con su discurso:
- Preparaos, vuestra llegada al Midgard será junto a la próxima tormenta.
Tormentas, perfectas en todas sus formas, sobre todo para nosotras, ''hijas'' de Thor.
- Ahora, que cada uno se marche a sus aposentos. Allí, los que debáis bajar, encontraréis algo que lo diga.
El Valhalla, es un lugar lleno de salas y cambras, cada guerrero tiene la suya, igual que valkyrias.
- Eh, preciosa, ¿ya te ibas a ir sin despedirte?
Justo antes de salir por aquellas enormes y majestuosas puertas, la cantarina voz de mi nonne me atrapa. Doy la vuelta, girando sobre mis pies y sonrío, o eso intento.
- No, pero... Quería ir a dar una vuelta... No se que haré, aquí sola mientras tu estés en el Midgard con Cohl. Yo... Prométeme que irás con cuidado, mi pequeña felina.
- Tranquila, nonne. Todo irá bien.
Ella, con los sentimientos a flor de piel y con los ojos vidriosos, se acerca a mi y me abraza.
- Shh... Sí, todo irá bien. Más te vale acabar con todos ellos o seré yo quien baje, pero para darte una buena tunda para espabilarte.
Una lagrima resbala por su mejilla y se estampa contra el suelo. La miro y empieza a reír.
- Te voy a echar de menos.
- Y yo a ti, tonta.
- Clare, ¿vienes?- le dice su einherjar, Cohl.
- ¿Ya quieres acapararla?
Ríe, me mira, y rápidamente contesta:
- Eso solo lo haces tu.
Frunzo el ceño y clavo mis ojos en los suyos.
- Cuida de mi pequeña, o te arrancaré los brazos y te azotaré con ellos, que se que te gusta.
Le sonrío y le guiño el ojo derecho.
- Ves con cuidadito, guerrero.
Después de amenazarlo, beso a mi nonne en la mejilla y me voy a mi habitación dando saltitos, como una niña pequeña.
Recorro el pasillo como tal, hasta que llego a la esquina que lleva a las habitaciones. Todo irá bien, tranquila.- me digo a mi misma. Paso los brazos por debajo de mis pechos y me abrazo. Daria lo que fuera por poder luchar junto a ellos.
Paro frente a la puerta de lo que se podría llamar mi hogar, la abro y entro. Hay un pequeño pasillo, el suelo es de moqueta granate, las paredes son lisas y blancas, a mano izquierda hay un baño precioso, aunque demasiado grande para mi sola, con las paredes de piedra negra y rugosa. Frente a él hay un gran vestidor, lleno de ropa y zapatos, es completamente perfecto, cualquiera desearía poder tenerlo. Sigo andando y llego frente a la cama, un sobre negro destaca sobre las sabanas.
¿Un sobre?


De momento esto es lo que tengo, esta tarde, más.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Tienes algunda duda?¿Quieres dar tu opinión? ¡Deja tu comentario! No muerdo ;)