25 abr. 2014

38. Lyss

Le lanzo una sonrisa, me doy la vuelta, mientras ella se va y deja que se cierre.
- Mmm...- no se que ponerme, algo ancho, no creo que vaya a hacer mucho ahí abajo, a no ser que me toque hacerlo a mi todo mientras los demás se miran el ombligo.
Cojo unas mallas verde oscuro, llevan dos bolsillos, solo que en la parte de detrás, perfecto para llevar el teléfono por si ocurre algo. Para la parte de arriba cojo una básica de media manga grisácea oscura, suave y ligera, para así luego poder entrenar.
 
Bajo al comedor y allí me espera un grupo de cuatro personas, una chica y tres chicos. Parece que llego tarde...
- Por fin. Con lo rápidas que soléis ser las valkyrias y llegas tarde.
Estos seres, y yo misma, y mis hermanas, habíamos sido bendecidos con el don de la velocidad, aunque no siempre la utilizamos.
- Bueno, no es lo único que hace.
- Oh, ¿ya vuelves a ser el capullo de siempre?
Los vanirios me rodean.
- Retíralo.- dice uno de ellos, mientras el resto asiente.
- No voy a hacerlo, estoy muy segura de lo que he dicho.
- No hace falta, chicos.- dice a la vez que llega a nosotros, toma a su amigo por el hombro y continúa.- Tranquilo, Aren. Cielo, soy el mismo de siempre, no he cambiado en ningún momento.
- ¡Já! Lo sabía. No me llames cielo, colmillos.
- No vayas por ahí si no sabes como va  a acabar la cosa...- dice marchándose a la cocina.- Va, hay que empezar o el resto nos devorará.
 
Entramos en a la gran sala que se supone que es la cocina. Esta equipada con los últimos hornos, neveras, y materiales. Es impresionante, preciosa. Aquí da gusto trabajar.
Encima de una de las encimeras hay un libro de recetas, otro de panqueques y tartas, y otro sobre batidos. Perfecto, debo leerlos todos y aprender a hacer esto en menos de...
- ¿Cuándo hay que empezar?- pregunto.
Nadie me hace caso, pasan olímpicamente de mi, creo que ha habido un momento en el que ha pasado esa típica bola de hierbas que hay en los desiertos...
- Vale, gracias, majetes.
- En cinco minutos.- me dice Eiliv.
Me los ojeo rápidamente, quedándome con parte de las cosas que en ellos se explican, ya que todo no me da tiempo, a pesar de que tenemos una gran capacidad de aprendizaje.
- ¡Vamos, cada uno a sus puestos!
Esto va a ser algo parecido a un desastre, o por lo menos el principio. Allá vamos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Tienes algunda duda?¿Quieres dar tu opinión? ¡Deja tu comentario! No muerdo ;)