22 abr. 2014

Lyss. 35.

Acabo de ducharme, me visto, con unos pitillos negros y una camiseta granate, me pongo las bambas y subo a la planta superior, al hall. Allí esta Cohl, junto a un par de vanirios.
- Eips.- los saludo
- Hola, princesa de los hielos.
Cojo al vanirio que me ha llamado así por el cuello de la camisa y lo estampo contra la pared.
- Repite eso y te frio. Y dile a Eiliv, que se meta la bromita por el culo, a ver si le hace tanta gracia.
Lo suelto, me doy la vuelta y abrazo a Cohl, que esta unos metros más allá, donde nos encontrábamos en un principio. Le doy un beso en la mejilla y salgo fuera, no quedan más de diez minutos para que nos toque reunirnos, así que me subo a mi rama.
La corteza me araña al espalda, me muevo un poco para estar más cómoda y materializo una de mis flechas. La tomo por el final, y con la punta voy rascando la rama que me sujeta. En ella tallo algunas runas, la fuerza, la victoria, la unión y la sabiduría.
Tal vez ellas me ayuden a sobrellevar la ira que estos vanirios son capaces de arrancar de lo más profundo de mi alma.
- Tú, baja.- dice la urraca señalándome.
- No soy un perro, no puedes ordenarme así.
- Te ordenaré como me de la gana, para eso soy tu superior.
- No me toques lo que no suena, pajarraca, o esto acabará peor que mal.
- Sigo diciendo lo mismo. Soy tu superior, me debes obediencia, así que déjate de chorradas y baja ahora mismo, o conseguiré que vuelvas al Valhalla.
Suelto un bufido, cansada de tanta tontería. No la aguanto, nunca lo he hecho, ni lo haré. De un salto, caigo cerca de donde estaba antes Amish, y dejo que las hojas se descuelguen y acaben por encima de su pelo, enredándose en él.
- Esto es importante, así que estad atentos.
Antes de empezar, mira si falta alguno de nosotros, y efectivamente.
-¿Dónde están Argus y Karena?
Argus, el vigilante, el segundo al mando. Mano izquierda de Erik, el líder de los einherjar. Guerrero ejemplar, muy bien dotado. De todo- pienso. Duro, rudo y capaz de cualquier cosa con tal de conseguir aquello que quiere. Aunque al mismo tiempo, único, de tez oscura y ojos celestes. También pareja de Karena, la valkyria de la pureza, aquella dulce y de preciada belleza, con el pelo rojo como el fuego y ojos negros como el azabache. Peligrosa y fiera como ninguna, de apariencia tranquila y sosegada.
- Probablemente, en la alcoba.- suelta Clare, tranquilamente.
- Cierra ese pico, valkyria.- dice Argus, desde la puerta.
- Sabes que lo digo con cariño.- espeta ella, guiñándole un ojo.
La miro, divertida, me gusta que sea tan parecida a mí. Ambas podríamos ser hermanas de sangre y nadie se extrañaría, salvo por la apariencia. Físicamente somos muy distintas, aunque tenemos los mismos valores y pensamientos.
- Carbaidh...- caramelo, dice Cohl a su mujer.- Ven aquí, anda.
- Eh, déjala, cada uno puede decir y pensar lo que quiera. ¿No es así, piuthar?
- Claro que sí, no impórtalo que he dicho, no ha sido más que una pequeña broma, mo leannán.- mi dulce corazón, le dice.
- Vale. Bueno, ves con cuidado con lo que dices, pequeña.- la abraza y empieza a besarla apasionadamente, como si le fuera la vida en ello.
- Prrr... Maldita sea. dejaos de tanto beso, que al final voy a acabar vomitando arcoíris por vuestra culpa.
- No es nuestro problema que aún no tengas pareja, y que nadie te soporte.- dice Amish.
- Vete a la mierda, urraca.
Clava la mirada en la mía, advirtiéndome de que no me pase o habrá consecuencias. Pero no le tengo miedo, haré lo que quiera, soy libre para ello. No voy a permitir que me trate como si no fuera más que basura.
- Después de este... Paréntesis, empezamos.- hace una pequeña pausa y prosigue- Esta mañana me he reunido con Jae, la líder vaniria, y nos ha dado carta blanca para que podamos ir a hablar con los berserkers de la zona. Mientras ellos se localizan a lo largo de Walsall, Dudley, Segdley y demás, los lobitos tienen el territorio de Wolverhampton. Así que es allí hacia donde nos dirigiremos mañana al salir el sol. Hemos previsto una débil tormenta, aunque suficiente fuerte como para poder transportarnos. Estad preparados para lo que nos encontremos, confío en vosotros.
Después del escueto mensaje de 'la líder', nos dirigimos al comedor, donde podremos alimentarnos, tras una buena tanda de entrenos. Me acerco a Clare, hace mucho tiempo no pasamos más de un par de minutos juntas.
- ¿Te vienes a comer algo conmigo? Estoy hambrienta.
- Sí, claro. ¿Te importa que venga Cohl?
Me gusta Cohl, me parece un gran tipo, y trata muy bien a mi niña, pero hay veces que simplemente quiero pasar tiempo con ella, sin que haya nadie más, las dos solas, y la verdad es que me molesta mucho el hecho de tener que compartirla en esos momentos.
- Bueno, me da igual...- digo pensativa.- Como tu quieras.
Da media vuelta y se gira para poder ver a su guerrero, quien esta hablando con Karena y Argus. Se acerca a él, en dos zancadas, dejándome a mi atrás, como muchas de las últimas veces. Pero bueno.
- Lissy me ha dicho de ir a comer, ¿te vienes?- le pregunta animada.
- Claro, porque no. ¿Vosotros venís?
- Por mi sí.- dice Karena con una sonrisa de oreja a oreja, mirando a su Argus.
Los adoro a todos, sobre todo a las valkyrias, son mis nonnes, no puedo evitar quererlas, pero sigo molesta. Entro en el hall, y paso al comedor, sin esperar a nadie. Cojo una bandeja y miro que hay para comer.
De primero hay sopa, con fideos y verduras a taquitos, huele muy bien, también hay gazpacho y ensalada, de arroz y para prepararla al instante, hay maíz, zanahoria, lechuga, queso, atún... Y demás ingredientes. Esto más que una 'cocina' parece un buffet libre, hay quien se aburre demasiado como para montar todo esto, aunque creo que cada día le toca a uno prepararlo. Como segundo platos hay: bistec con salsa de pimienta y roquefort, lubina, atún o salmón con picada de ajo y perejil, o revuelto de patatas, guisantes, huevo duro y bacon.
- Te lo cogerías todo, ¿eh?- me dice Clare.
- Pues sí, me muero de hambre...
Y como postre... Ufff, los postres. Perfectos, como siempre. Macedonia de frutas, melocotón en almíbar, manzana, sandía, cerezas... ¡CEREZAS!
- ¡Agh! Ya se que voy a pillar de postre, mira, Clare, ¡hay cerezas!- le grito desde la otra punta de la sala.
Ella se ríe, y me mira cariñosamente. Asiente y sigue en su mundo, y yo en el mío. Me pongo en la bandeja una taza de gazpacho, y algo de ensalada de arroz, como segundo pillo el bistec con salsa de pimienta y roquefort, y de postre, bueno... Es evidente, cerezas.
Voy hacia la mesa en la que se han sentado todos, pero falta una silla, para mi. Cabreada, me siento en tora mesa, y Stephen se sienta a mi lado.
Empiezo a revolver la comida, con rabia.
- Ahm... ¿Qué ocurre?
- Nada, estoy bien. Tranquilo.- intento sonreírle, pero me cuesta.
- No me lo creo.- dice a la vez que me pone el pelo, que me cae por la cara, detrás de la oreja.- Tienes los ojos más rojos que el tomate, y te brillan tanto como el sol y las estrellas.
Lo miro extrañada, ¿cuándo ha visto él el sol?
- Lo he visto por la televisión, ¿vale? Y por internet, no me he podido resistir.- dice a la vez que se pasa la mano por el cuello y parte del pelo.- Te pasa algo...
- Coge tu comida, y vamos fuera. No tengo ganas de estar aquí, ahora mismo.
- Bien, espera un momento.

El pequeño de los Hall viene conmigo, y nos sentamos bajo mi estimado árbol, con la espalda pegada a su tronco.
- ¿Y?
- No ha pasado nada, solo es que me cabrea no poder pasar tiempo a solas con mi hermana. Hace mucho que no somos solo ella y yo... Desde que apareció Cohl en su vida, hace cientos de eones, no hemos estado solas, y me molesta mucho, no puedo con eso...- desembucho.
La rabia ha hecho que mis ojos segreguen pequeñas lágrimas, que se quedan a las puertas para poder escapar.
- La echas de menos, es eso, ¿no?
Asiento, sin poder pronunciar palabra alguna. Cuando estas cosas ocurren, o pasa algo relacionado con ella me es imposible no ser débil y frágil como un cristal.
 
Hoy no os podréis quejar, tenéis una super entrada de Lyss. Me se de una personita que va a estar muy contenta :3 (te veo mañana, ¡¡ueeeeeeeee!!) Espero que os guste mucho, y lo disfrutéis.

2 comentarios:

  1. Oooooooh. Cada vez me gusta más esa valkyria. Me encanta! Claro k estoy contenta minina!! Mañana nos vemos!! Biennn !! Jajaj
    Sigue así, y llegarás lejos... kiero a lyss en mi estantería;)
    Fins demà!!! Rawww

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nena, algún día vas a hacer que llore por el simple hecho de decirme que llegaré muy lejos y que quieres a Lissy en tu estantería. Ya sabes que si por mi fuera... UF! Me alegro de que cada vez te guste más, y disfrutes de ella.
      Nos vemos esta tarde, minina! :3 Rawr

      Eliminar

¿Tienes algunda duda?¿Quieres dar tu opinión? ¡Deja tu comentario! No muerdo ;)