3 may. 2014

48. Lyss. TENSIÓN

Aporreo la puerta del vanirio. Necesito que nos ayude, aunque sea un poco.
- Abre la puerta, colmillos.- le grito.
Egil me coge del brazo. Y es él quien empieza a darle.
- No te hagas daño, princesa.
No entiendo porque eso hace que me sonroje. Me quedo mirándole, mientras sigue dándole. Hasta que Eiliv abre la puerta.
- Ahm... ¿Quién es este?- dice en un tono sobreprotector, a la vez que me coge de la muñeca y tira de mi hacia su cuerpo.
- Es Egil, el einherjar recientemente enviado por Odín.
Da un paso hacia adelante, aún agarrándome, mira hacia un lado y luego hacia el otro, como si esperara algo o a alguien.
- ¿Qué haces?- digo burlándome de él.
- ¿Y su pareja? No puede haber bajado solo, ¿no?
- En teoría no, pero yo también estoy sola, así que...
Clava sus ojos de plata en los de el víkingr, amenazantes y posesivos. Creo que si pudiera lo habría degollado solo con la mirada, aunque dudo que el guerrero no se hubiera defendido. Mmmm... Sería una lucha digna de ver, sí. Pienso para mi misma.
- ¿ES-TU-PAREJA?- dice articulando mucho las palabras, y marcándolas.
- Bueno, tal vez...- digo a mientras me paso la mano por el pelo.
Tengo muy claro de que no es así, pero... ¡Qué sufra!
- No puede serlo. No. Hablaré con Jae, lo echará de aquí. Esto no puede ser. Odín no puede hacer estas cosas. No eres suya.- dice muerto de celos.
No puedo evitar sonreír. Me encanta como reacciona este chaval a cualquier provocación. Es evidente que yo no soy de nadie salvo de mi misma, y no cambiará la cosa, tal vez en algún momento deba compartirme con mo cáraid, mi pareja de vida, pero eso ya en un futuro.
- Eso no pasará, Jae obedecerá a los deseos del Alfather , y tu no podrás hacer nada para remediarlo. Ahora, se un caballero, como lo está siendo él, y déjanos algo de ropa para que se ponga.- me lo niega con la cabeza, incapaz de articular palabra, ya que es preso de la rabia.- Por favor, Eiliv, te lo ruego.
- No dejes que se arrastre, no ella.- dice Egil con su peculiar tono de voz.
- Tu cállate, si vas a vestir mis ropas será gracias a ella.- gruñe.
El guerrero alza las manos, en son de paz. Dándole a ver que no ocurrirá nada malo por su parte, y así lo siento yo.
- Esperad.
Cierra la puerta, haciendo que las malas vibraciones desaparezcan.

Uuuuhh, ¡cómo esta la cosa! Tengo muchísimas ganas de que esto siga adelante, así que espero veros a todos junto a mi valkyria.

2 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Jajajaj ya tendrás más, minina. Espero poder enseñarte alguna cosita antes de mañana por la tarde ;) Uhhh ahora estarás pensando muchas cosas con todo lo que te cuento jajaja

      Eliminar

¿Tienes algunda duda?¿Quieres dar tu opinión? ¡Deja tu comentario! No muerdo ;)