8 may. 2014

56. Lyss

-Aún no tenemos tus llaves, así que esta noche dormirás en mi habitación.
- Puedo dormir en el suelo, si me dejas un cojín y una manta, no me supondrá un problema, banphrionsa.
- No, no voy a dejar que duermas ahí...- digo acongojada.- Confío en ti y en que no serás un cerdo, así que, dormirás en la cama, conmigo.
Abro el armario, saco unos tejanos y una básica de color verde militar, de manga corta. Empiezo a quitarme la ropa.
- Ahms... ¿Por qué no vas a mirar por la ventana, guapo?- le digo incomoda.
Cojo un hibrido granate y un sujetador a juego. Me quito aquellos que antes estaban húmedos y me pongo los nuevos, con el resto de ropa.
- Entonces, te acompaño ¿verdad?
- Sí, claro. Ese idiota no me va a frenar.
Me pongo una sudadera negra por encima y dejo que se cambie él, que no tarda más de cinco minutos en pasar por delante de mí aún poniéndose la camiseta.

Al llegar al comedor, están todos reunidos, y el vanirio hablando. ¿Qué dirán? Aunque no tardaré en averiguarlo.
- Lyss, ven aquí.
Me acerco a ellos, con la barbilla alzada, no me amedrentarán.
- ¿Qué?
- He estado hablando con el resto y Egil no puede estar aquí.
- Me da igual lo que diga el resto, si fuera por ellos tampoco lo estaría yo, y la verdad es que sería mejor. Así que, o con los dos o sin ninguno.
El guerrero aparece por detrás mío y deja que su brazo repose sobre mi hombro. Le cojo la mano, necesito su apoyo.
- Ambos, no podemos prescindir de dos manos.- dice el vanirio de pelo blanco.- Siempre que te parezca bien a ti, Eiliv.
Asiente, sin decir nada, hace un gesto e indica al resto que le sigan a la cocina, para poder prepararlo todo.
No tenemos más de una hora en la que deberemos preparar los primeros, los segundos, y los postres, esta gente es muy golosa y ahora que tenemos el Heill, todo se convierte en una reunión.
- No te separes de mi. Coge lo que te pida, y ayúdame, ¿sí?
- Claro, adelante.- dice animándome.
Pasamos junto a la nevera, hoy me apetece pasta... ¡Al pesto! Así que hago que coja albahaca, parmesano, piñones, aceite y sal gorda. También he pensado en hacer unos escamarlanes, con tomate, cebolla y ajo. Prepararemos algunos postres, flanes a los que ponerle nata, muffins con merengue...
- Vamos, déjalo ahí. Empezaremos por los flanes y los muffins, son lo que más tarda.

Es una entrada delicada. Espero que os guste, y tengáis tantas ganas como yo de que esto avance.

1 comentario:

¿Tienes algunda duda?¿Quieres dar tu opinión? ¡Deja tu comentario! No muerdo ;)