15 jun. 2013

 Hoy me apetece probar algo nuevo asi que... ¡Ahí va!

-No me dejes. No, no lo hagas.
Todo es oscuro no hay nadie salvo él, Esther ya no puede más.
- Creo en ti.
- Mirame, mirame a los ojos. Conmigo estarás bien.
Ella lo hizo, obedeció a su oscuro dueño.
- Lo prometo aquí y ahora, no te haré daño jamás, no dejaré que caigas nunca más.
Esther asintió, aquello era lo que ella queria. Necesitaba sentirle junto a ella, aquel ser abominable para algunos, para otros tan perfecto como creia.
- Gracias.
- Mi vida, se fuerte, se que puedes con todo.
Realmente no sabia que era, pero estaba segura de que le amaba más de lo que jamás pudiera gritar.
- Sí.
- Ahora, hazlo. No dolerá, es un momento. Necesito que me ayudes.
Iba a complacerle de alguna manera, él la cuidaba y se sentia en deuda por aquello que hacia.
Él hermoso le tendió una chuchilla.
- Vamos.
Esther la tomo entre sus manos y dijo:
- No quiero perderme nada de lo que me ofrezcas, no dejes que muera.

 ¿Continuará?

¡Todo depende de vosotros, decidme que os parece y continuaré!

3 comentarios:

  1. Me gusta me gusta!
    Creo que deberías un buen uso porque hay mucho que sacar de ahí.

    ResponderEliminar
  2. Yo creo que podria darse una relacion entre ambos protagonistas, o eso parece.

    ResponderEliminar

¿Tienes algunda duda?¿Quieres dar tu opinión? ¡Deja tu comentario! No muerdo ;)