18 nov. 2013

6.

Ya vamos a por la sexta!

<<Él acercó su rostro al de ella.
- Haré lo que me venga en gana, y tu me dirás tu nombre o perderás tu libertad junto a tu dignidad.
Ella esbozó una sonrísa irónica que dejó al ''amo'' sin palabras.
- Shield, traed aquí la cuerda, esta debe ser sumisa igual que el resto. No voy a tolerar ninguna de tus tonterías.
La pequeña hizo un gesto de asco y escupió algo que parecía saliva al lado de los pies del hermoso guerrero.

El joven, de apariencia, caído fué dando de comer a su ejercito.
Uno, dos, tres, cuatro... Sus peones pasaban frente a él, no le decian nada salvo: Gracias. La gran mayoria de ellos eran adultos, o al menos lo parecian. Cinco, seis... Seis, un niño, pequeño.
- P-por favor, mi Lord.- dijo dirigiendose hacia él, con miedo.
- Espera a un lado, aun no quiero que sea tu turno, beberas cuando te lo mande.
- S-í...- El niño se hizo a un lado y no dijo nada más.
Siete, nueve, quince... Así hasta mil, algunos murieron por falta de sustento, otros sencillamente habían decidido acabar con sus vidas con sus propias manos.
- Dime, ¿Qué haces aquí entre los mios? Aún eres un niño.
- Yo... Yo...- su rostro no desprendia más que terror, respeto.
- Toma, cogelo.- Ordenó, tendiendole el barreño lleno.
La cara del niño pasó de ser triste a la de alguien asombrado.
- Sí, g-gracias, Señor.- susurró.
Él se volvió a dar la vuelta y se fué hacia la musa y sus hermanos.
- Damela, ahora.
Shield le tendió la cuerda que la sujetaba.
- Oh, Dios, dejame libre, no me movais más, estoy cansada de vos.
- Decidmelo, decidme cual es vuestro nombre así quedareis libre.
- ¡Jamás! No debeis hacer nada con él, no le importa como me llamo.
CONTINUARÁ>>

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Tienes algunda duda?¿Quieres dar tu opinión? ¡Deja tu comentario! No muerdo ;)