10 dic. 2013

CAPITULO 2.

Vamos a por el segundo capítulo de La intuición. Vuelvo a recordar que copiaré todo como esta en el ''libro'', no corregiré ninguna falta.

<< CAPITULO 2

Tenía mucha sed, mi cuerpo quería beber pero el simple roce de mis labios con el agua me daba unas nauseas que me revolvían el estomago. Él me miraba desde el otro lado de la habitación; no se movía, solo observaba.
Cerré los ojos, y cuando los abrí, estaba a mi lado... ¿Cómo lo habría hecho?, ¿Cómo había llegado sin apenas moverse?.
Sus ojos estaban clavados en los míos, mi cuerpo temblaba y mi respiración se aceleraba cada vez más; su mano derecha me rodeo la cintura, fuerte pero sin apretar y su mano izquierda se posó en mi barbilla. Muy despacio puso sus labios frios como el hielo sobre los míos, mi cuerpo temblaba y mi corazón latia cada vez mas fuerte; Poco a poco fue deslizándose hacia mi cuello; noté como sus dientes afilados desgarraban mi piel, como mi sangre se liberaba hacia su boca y como mis fuerzas iban perdiendo intensidad; cuando pensé que mi corazón no resistiría, se detuvo, me besó las heridas y me volvió a mirar a los ojos.
Mi mete estaba vacia, no había recuerdos de mi vida pasada, no había miedo, no había dolor; solo una dulce sensación depaz. Sus labios empezaron a moverse y de ellos salió una dulce melodía; su voz de nuevo sonó de nuevo en mi.
- Si quires vivir eternamente solo tienes que pedírmelo.
- ¿Vivir eternamente?.
No estaba segura si era eso lo que deseaba, lo único que tenía claro era que no quería separarme de él.
Mis ojos buscaron los suyos, mis brazos rodearon su cuerpo y mis labios besaron sus labios.
-¡ Si, quiero vivir eternamente!
Me miró fijamente, se hizo un corte en la muñeca y la acercó a mi boca. Su sangre recorrió todo mi cuerpo y mis sentidos se despertaban a una dimensión superior. Poco a poco me fue retirando.
- ¡Despacio, no tomes más!, de momento es suficiente.
Me separé de él; Mis sentidos se habían multiplicado por mil y podía ver sin luz; oía el sonido que venía de fuera claramente. Mi creador se acercó a mi, ya no me asustaba; sabia que yo le pertenecia y que a partir de ahora era él quien me enseñaría todo lo que tenia que aprender...
- ahora eres inmortal, nada podrá acabar contigo. Somos inmunes a las enfermedades,  a las plagas... ; somos seres magnificos; solo la luz del sol y la inanición pueden matarnos. Como vampiro debes alimentarte y la sangre es nuestro único alimento; Puedes beber sangre de animales no tiene las mismas propiedades que la humana, pero como iniciación no esta mal.
Cuando me desperté, Joseph , que asi se llamaba mi creador, me estaba esperando. Llevaba unos vaqueros , una camisa negra y una cazadora de piel.
-¡ Bien ! dijo. ¿Estas preparada para salir a cazar?, no te preocupes Kira, yo te enseñare.
Salimos a la calle, estaba desierta, solo un coche con las ventanillas bajadas y la música a todo volumen pasó por nuestro lado a toda prisa. Aparcó delante de un garito de mala muerte y poco iluminado.
Joseph me miró y dijo:
- ¡ Kira !, hay dentro esta tu presa.......
¿ Como podía yo arrebatar la vida a un ser humano ?.
- ¡Oh Joseph!, no puedo, creo que no estoy preparada.
- ¡Escucha Kira!, ¿ves ese tipo que acaba de entrar ?.
- ¡Sí!, contesté.
- Es un pederasta,  abusa de sus hijas y está pendiente de juicio. ¿Qué crees que le va a caer cuando le juzguen?, como muchos dos años y con buen comportamiento en uno estará en la calle. ¿ Y sabes que hará cuando salga? , volverá a abusar de sus hijas.
- ¿Y tú? ¿Cómo lo sabes Joseph?
- Mira cielo, acércate a él, mirale a los ojos y lee su mente.
Miré a Joseph sorprendida.
- ¿Puedo yo hacer eso?
- ¡ Claro Kira, aprende a utilizar tus poderes!
Me acerqué a él que estaba apoyado en la barra con un whisky en la mano y un cigarrillo en la otra.
-¡ Hola guapa!, me dijo nada mas verme. ¿ Quieres tomarte un whisky conmigo?.
-¡ Si, claro! ¿por qué no?, le dije posando mi mano sobre su mano y clavando mis ojos gises en los suyos.
En un segundo vi lo que aquel desgraciado hacia con sus hijas, como las atemorizaba, como abusaba de ellas y luego las amenazaba con matarlas si se lo contaban a alguien.

Una hora más tarde salía del garito acompañada por él, sin que él supiera que iba a ser mi primera presa. Lo lleve hacia el parking, había muy poca luz; él estaba convencido que aquella noche iba a hacer el amor conmigo pero lo que no se imaginaba aquel desgraciado es que esa misma noche iba a morir.>>

Por fin acabo. Pues estos dos han sido los principales capítulos de La intuición.
Espero que hayáis podido leerlo todo y que no seáis ciegos ya. Se podría mejorar, ¿no?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Tienes algunda duda?¿Quieres dar tu opinión? ¡Deja tu comentario! No muerdo ;)