29 abr. 2014

44. Lyss

Stephen aparece con dos grande estuches y de ellos saca unas katanas. Preciosas, brillantes y elegantes, afiladas, probablemente podrían cortar por la mitad cualquier cosa.
- ¿Lo tuyo también son los cuchillos?
- Ajá, así es. Tyra y yo aprendimos a la misma vez, supongo que ya sabrás lo buena que es ¿no? Si quieres hacerte a la idea de como lucho, piensa en ella.
- No me fue complicado ganarla. Perdí por culpa de ese de ahí atrás y de sus juegos.
- Dejaros de tonterías y empezad.- dice Eiliv.
- Cómo hagas de las tuyas te dejo estéril, colmillos.- le amenazo.- ¿Preparado, pequeño?
Ambos tomamos una posición de ataque, con las rodillas algo flexionadas y ligeramente inclinados hacia delante. Me mira desafiante, probablemente yo también lo esté haciendo y no haga más que imitarme.
- Pareces una pantera, colmillitos, aunque una de ojos rojos y centelleantes.
No giro a ver como me habla, me limito a hacer un gesto con la cabeza. Con un movimiento rápido Steph me tira al suelo, pasándome la pierna por detrás de la mía. Caigo de espaldas, y la cabeza me rebota contra la hierba.
- Uggghh... Esta me la vas a pagar.
Me pongo en pie, alzo la mano y dejo que las nubes se vuelvan más oscuras de lo que ya lo eran. Un fino hilo de luz aparece en mi mano, se va haciendo más ancho. Lo tomo como si fuera un látigo, tiro hacia adelante y  le agarro de las piernas, como ya había hecho con la vaniria, y la dejo levitando. Con la otra mano creo otra y la ato a un árbol, las junto y dejo que el peque se quede colgando de la rama.
- No esta mal.
Un dolor punzante atraviesa mi mente, pero esta vez soy más veloz. Le lanzo un rayo, potente, que impacta contra su pecho y su fuerza lo arroja al suelo.
Sigue contra el césped, me siento sobre su cadera y apoyo una de mis manos en él para no caerme, acerco mi cara a la suya, y uno de mis dedos a su boca.
- Ábrela, a ver...- digo con el dedo chisporroteando. Salen pequeñas briznas, que caen en su mejilla,- Te he dicho que como hicieras algo te iba a dejar estéril, creo recordar. ¿Quieres?
Miro hacia donde están Tyra y Stephen, ambos tiene la boca y los ojos bien abiertos, están alucinando con lo que ocurre. 
Poso la mano en él, y dejo que la electricidad corra por su piel.
- ¿Ves?- hago que la potencia aumente y empiece a calentarse.
- Va, L, para ya.
- Prr...
Paso un pié por encima de él, y me levanto. Lo miro desde la altura, su respiración es agitada, su pecho sube y baja velozmente.
- Vaya, parece que a alguien le ha gustado tenerme encima.- digo señalándole el paquete, que lo tiene más... Digamos, lleno, que antes. Le guiño el ojo, y le saco la lengua, mientras veo como se sonroja.

Aquí esta la segunda entrada de hoy, y lo más seguro es que acabe habiendo una tercera. Esto esta que no deja de fluir. ¿Qué pasará con Eiliv?

2 comentarios:

  1. Oooooo mininaa!!! Me encanta!! Cada vez te superas más!!!
    Espero con muchas ansias la siguiente entrada!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues la tendrás en.... Mmmm.. ¡10 minutos como mucho! Me alegro de que te encante, ya verás la siguiente ^^

      Eliminar

¿Tienes algunda duda?¿Quieres dar tu opinión? ¡Deja tu comentario! No muerdo ;)