6 may. 2014

51.Lyss. :O

Vamos andando paralelamente por el largo túnel que conecta el área de entreno con nuestro edificio, el Heill ,que se supone que es algo así como una salutación. El pasillo es blanco y tiene luces a ambos lados, en la parte baja de las pareces y luego en la superior, solo que en la inferior es de color azulado y la de arriba es completamente blanca. Es un lugar acogedor, a pesar de la poca calidez que desprende.
- Entonces... Esta es la líder.
- Bueno, ya debes conocer a Amish, la líder de las valkyrias, ¿no?
Hace un gesto negativo con la cabeza, y me adelanta.
- ¿Cómo que no? ¿No te han hablado de ella allí arriba?
- No, solo de Erik.- dice- Bueno, y de la valkyria descontrolada con la que debo estar, me hablaron de ti, Lyss.- para, y me agarra del brazo.- Puede que no tengas mucha fe en Freyja y la opinión que tiene hacia tu persona, pero la verdad es que se queda corta cuando habla de como eres...
Me pasa la mano, una vez más, por el pelo, lo acaricia y juega con uno de los tirabuzones. Luego la posa sobre mi mejilla, y empieza a hacer círculos, acariciándola. Me pego a la pared, esto no tiene que ser así. Por Odín, que alguien haga algo, pienso.
Noto como tiene su mirada clavada en mi cuello, como baja los dedos y lo roza. Poco a poco.
- Pequeña, ¿perteneces a ese vanirio? ¿Eres suya?
Se acerca un pelín más. Noto su aliento chocando contra mi piel, la tiene a escasos centímetros, su cuerpo arde contra el mío.
- Yo... Eh...- las palabras no me salen, pocas veces ocurre esto. Pero el vikingo es el único, o alguno de ellos que lo consigue.
-Sí, es mía. ¿No has visto antes lo que ha ocurrido?- Ei aparece, y aparta al einherjar.- ES.TOTALMENTE.MIA. ¿Entendido?
Me coge de la cintura y me planta un besazo, lo que hace que se me quede cara de póker en el momento en que me aparta.
- Por mucho que te tenga que curar, mantén las manos apartadas de ella.
Estoy conmocionada, en shock, aún no me entra en la cabeza lo que ha hecho este hombre. La electricidad empieza a correr por mi cuerpo, haciendo que el brazo del vanirio empiece quemarse, ligeramente, pero notable. Huele a chamusquina, pienso.
Colmillitos, deja de chamuscarme o esto acabará mal, para mi.
¡Otra vez dentro de mi cabeza! Odio que haga esto. Intento controlarme, y hacer que el calor desaparezca. No quiero herirle, pero tampoco veo bien que haya echo eso.
- Ahora, si nos disculpas, Lissy y yo tenemos cosas que hacer.
Me coge rápidamente y me mete en la sala en la que generalmente entrenamos. Hace que mi espalda choque contra la pared que hay junto a la puerta. Y vuelve a besarme, sin miramientos, sin importarle nada.
Necesito estos labios.


Creo que todos nos hemos quedado así:
  
Sí, sí, que ya lo se... Yo también, no me lo esperaba... ¡Uf! Ya veremos la siguiente.

2 comentarios:

  1. really?¿?¿? y me dejas así mininaa!! buaaa me he kedado en shock!! me encanta y quiero mucho más!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ya estaaaa! Tienes la segunda, no seas impaciente jajaja

      Eliminar

¿Tienes algunda duda?¿Quieres dar tu opinión? ¡Deja tu comentario! No muerdo ;)