7 may. 2014

55.Lyss

Salgo de la balsa, y me quedo tumbada sobre la hierba. Al sol, para así poder secarme. Ya, ya lo se, una tontería por mi parte, podría deshacerme de esta humedad yo misma, pero quiero quedarme quieta, sin pensar en nada.

Cierro los ojos con fuerza, y luego los abro lentamente. Noto una calor bajo mi pecho. El pelo de Egil esta atrapado por mi mano y las suyas me sujetan las piernas. Me esta llevando como si fuera una niña pequeña. sobresaltada me tapo los pechos, pensando que aún estoy semidesnuda, pero no es así, me ha vestido y voy totalmente seca.
- Egil, Egil, puedo bajar.
- Da igual, me gusta notarte.- me dice mientras gira un poco la cabeza y sonríe.- Es un calor distinto, especial...
Apoyo la cabeza en su hombro, acurrucándome sobre su pelo, y dejo que los brazos me caigan por sus hombros y su pecho. No está tenso, apenas hace fuerza, puede conmigo, como si fuera una pluma. Le doy un beso, sobre la camiseta, y dejo que me meza.
- Gracias.- le susurro al oído, y sonrío, se que no me puede ver, pero algo me dice que sabrá que lo estoy haciendo.
Estamos llegando al Heill, apenas quedan más de cincuenta metros, la luz de las habitaciones y de la entrada ilumina nuestro paso, igual que lo hacen la luna y las estrellas. Es hora de que los vanirios salgan, y también de la cena... ¡Toca trabajar!
- Oye... Esta noche debo ir a ayudar a hacer la cena..
- Bueno, voy contigo y te ayudo, así aprendo.- me dice, alegremente.
- Lo único que ocurre es que Eiliv es el que lleva el equipo, habrá que hablar con él.
- Me da igual si me autoriza o no, estaré contigo.
- Vamos, caballo, ¡llévame a dentro!- digo mientras me rio.
Es entonces cuando nos encontramos de frente con el vanirio.
- Te he estado buscando.- me dice
- Nah, no creo, estarías buscando otra cosa debajo del vestido de la fulana, ¿no?
- ¿Dónde estabas?
- A ti eso ni te importa ni te incumbe, ahora si me disculpas, y si no lo haces también, me voy a cambiar.- le digo mientras bajo de la espalda de Egil- Ah, por cierto. El vikingo es mío, y tiene que venir donde yo vaya, así que estará con nosotros preparando la cena.
Esta a punto de hablar, pero no le dejo que lo haga. ¡Qué se joda! Así, con la palabra en la boca, pienso.

Tercera entrada de Lyss hoy. Uhhh.. Estoy que no paro, y mañana más. Espero que os guste.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Tienes algunda duda?¿Quieres dar tu opinión? ¡Deja tu comentario! No muerdo ;)