11 may. 2014

60. Lyss

Se acerca a la cama, se sienta en ella y desliza su cuerpo hasta llegar junto a mi. Me pasa uno de sus grandes brazos por encima de mi cadera, y como de costumbre, me besa el pelo.
- ¿Por qué has derramado tantas lágrimas, pequeña doncella?- dice, delicadamente.
- No quiero hacerte daño, Egil.
Se me queda mirando, no dice nada, tan solo observa mis gestos.
- Lamento haberte besado, bueno... No lo lamento, pero no quiero que sufras, no te confundas. Ha sido genial, perfecto, pero se a ciencia cierta que no podemos estar juntos. No como deberíamos, o eso creo.
Asiente, tranquilamente, sereno. Pero, sigue callado, sin pronunciar una sola palabra. Adoro su temperamento, aunque en algunos momentos, como este, me pone de los nervios. Algo en mi necesita una respuesta, supongo que mi cabeza se siente culpable, y junto a ella, mi cabeza.
- ¡Pero dime algo!
- Tranquila, no debes disculparte, ni sentirte mal por ello. Fue un gran beso, se lo que hay y lo que no puede haber, así que no sufras por mi. Nos divertiremos juntos, bonphrionsa. Soy tu guardián, tu guerrero, tuyo, de momento.- dice a la vez que se golpea el pecho.
Eso me hace reír, así que dejo escapar una pequeña carcajada.
- Esta bien, víkingr.
- Hagamos que ese chupasangres se muera por ti. Se que es especial...- dice dejando entrever un ápice de tristeza.
Suelto un suspiro y lo abrazo.
- Tu lo eres más, ahora mismo has hecho más que él en toda su puñetera vida.
Sonríe, no puede evitarlo. Me acaricia la pierna, y me besa en los labios, un ligero beso, casto, sin compromiso. Pero a la vez adorable.
- Gracias...- susurro aún contra su boca. Ahora soy yo quien nos une, pero él es quien aporta la pasión que no llevaba el anterior.
Cuando despega sus labios de los míos, me mira con dulzura. Ahora estoy aún más segura que hace un tiempo de que este hombre no es solo un einherjar, es un ángel, un ángel que ha descendido para llevarme a mi a los cielos con cada uno de estos besos.
- Vaya...- digo sorprendida.
Un golpecito me distrae, una voz.
- Lissy, ¿estás?- es Tyra
Egil se levanta de la cama y va a abrir.
- Me han dicho que tienes a un guaper...
Me asomo al borde, agarrándome a la manta para no caerme, y veo como se sonroja.
- Eh..Yo... Adiós.- dice antes de desaparecer.
El guerrero ríe divertido, probablemente eso no le había ocurrido nunca antes.
- ¿Quién es la pelirroja?
- Es Tyra, una vaniria de cuidado. Estate alerta a sus cuchillos o acabarás fileteado.
- Entiendo...- dice tocándose el pelo.- Voy a asustarla un rato, ¿vale?
Parece un crio, un niño pequeño que necesita atención, y que no tiene más que ganas de jugar a todas horas.
- Claro, yo dormiré un rato.

No ha sido tampoco una gran entrada, pero es lo que hay, de momento ;)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Tienes algunda duda?¿Quieres dar tu opinión? ¡Deja tu comentario! No muerdo ;)