9 feb. 2014

Segunda lección: Los cuatro mundos subterráneos.


Como bien he dicho en la entrada anterior, el Yggdrasil estaba formado por nueve reinos, asi que de momento empezaremos por los cuatro mundos subterráneos el Svartálfaheim, el Nefilheim, el Helheim y el Nifhel.

Svartálfaheim o Schwarzelheim, es el mundo de los elfos negros. La palabra <<elfo>> corresponde a la expresión alemana elb.  Se trata de seres diminutos o enanos que pueden tener aspecto más o menos proporcionado. Los Eddas tienden a representar a los elfos negros como seres poco amigables y de aspecto nada agradable. Se les llama <<negros>> por habitar en las zonas profundas, en minas en el interior de la tierra.

Nifelheim, aparece como el mundo de las tinieblas habitado por extrañas entidades, fantasmas y espectros.

Helheim o Hel, es el reino de la muerte, se encuentra en la parte más profunda y oscura del Niflheim. Este lugar estaba regido por Hela, una de las hijas del dios Loki, su entrada esta vigilada por Garm, un perro.
En muchas ocasiones Helheim y Niflheim suelen confundirse o juntarse formando un mismo mundo, pero esto no es así: Niflheim es el reino del frío, el hielo y la oscuridad, principalmente, y, aunque también son propias en él la muerte y la perdición, donde se dan estas dos últimas específicamente es en Helheim, la capital de la muerte (por decirlo de alguna manera).
En el Hel, generalmente llegaban aquellos que habían muerto a causa de la vejez o de alguna enfermedad, no caídos en combate. En el momento en el que entrabas, no podías salir, ni siquiera los dioses, ya que este mundo estaba rodeado por el largo río Gjöll.

Nifhel, es la región que equivale al infierno. Es el mundo más profundo de la región de los muertos, algo así como la zona de castigo para las almas de las grandes maleantes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Tienes algunda duda?¿Quieres dar tu opinión? ¡Deja tu comentario! No muerdo ;)